parálisis por análisis

Este término, ”parálisis por análisis” quizás te sea desconocido. Es más propio del mundo deportivo más que del ejercicio físico en general para estar en forma, aunque también se puede dar el caso cuando haya que realizar un ejercicio analítico con una mancuerna por ejemplo. Pero no adelantemos acontecimientos y empecemos por el principio.

La parálisis por análisis hace referencia a que se produce una mala ejecución de un movimiento técnico de forma descoordinada y por lo tanto no realizado correctamente, debido a que el sujeto trata de analizar el gesto técnico que está realizando cuando ya lo tiene perfectamente asimilado y automatizado, y en vez de llevarlo a cabo perfectamente resulta que el resultado es peor que si no lo hubiera ”pensado” mientras lo ejecutaba.
Es decir, ocurre algo inesperado, ya que si uno tiene bien asimilado un gesto técnico sea de la modalidad deportiva quiere decir que ese gesto lo ejecuta perfectamente sin necesidad de pensar cómo se hace, por lo que cabría esperar que si encima lo piensas mientras lo realizas para intentar ejecutarlo mejor pues el resultado sería óptimo, pero no es así. Ocurre lo contrario, el resultado es peor y lo ejecutas como si fueras alguien que lo está aprendiendo desde el principio.

Este fenómeno no ocurre siempre desde luego, pero alguna que otra vez sí. A mí me ha ocurrido por ejemplo dando una clase de escalada en The Climb, donde imparto clases como profesor y escalador. Explicando cómo se ejecuta correctamente una ”bicicleta” (gesto técnico en escalada) tienes que analizar bien el gesto y comentarlo y explicarlo al detalle para que los alumnos lo aprendan bien, porque además es un gesto que no es fácil de realizar y menos automatizar. Yo lo tengo asimilado sin problemas, desde hace mucho tiempo ya y lo ejecuto constantemente sin necesidad de pensarlo. Pues bien, se lo mostré a los alumnos y al comienzo me costó colocarme en la pared para que lo vieran, cuando normalmente me coloco sin problemas, luego ya me coloqué bien y ya está. Pero… ¿Qué me había ocurrido? Pues parálisis por análisis levemente, por el hecho de haber analizado un gesto técnico que ya mi cuerpo ya había memorizado hace años.

 

Ejemplos de una bici en escalada (para que entiendas mejor el caso anterior):

Fíjate en la posición de una de las piernas. Fotos de amigos escalando y mías.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

bicicleta escalada

 

bicicleta escalada

 

 

Como digo, no ocurre siempre, de hecho ocurre pocas veces. No vayas a pensar ahora que cada vez que analices un gesto técnico que tengas automatizado te va a ocurrir.

Analizar un gesto técnico es conveniente al comienzo en la fase de aprendizaje, cuando tu cuerpo está aprendiendo. Es entonces cuando el análisis tiene sentido. Una vez que lo hayas aprendido y lo ejecutes sin necesidad de pensar en cómo se lleva a cabo, significa que ha llegado la hora de dejar de analizarlo técnicamente. Eso no quiere decir que dejes de practicarlo en distintas situaciones que tu deporte requiera, pero no debes pararte a pensarlo.
Es más común evidentemente en modalidades deportivas (sobre todo las que requieran una buena coordinación), ya que en el deporte es donde más gestos técnicos hay que realizar para poder rendir al máximo. Sin embargo, como he comentado al principio de este artículo se puede dar el caso de que ocurra durante el ejercicio físico como en un gimnasio, corriendo por el parque, ejercitándote en casa, etc… Por ejemplo se podría producir durante un curl de bíceps si te paras a pensar cómo se ejecuta correctamente (recuerda que la condición es que tiene que ser un gesto ya asimilado, no que estés aprendiendo cómo realizarlo). Pero reitero que en este tipo de ejercicio físico es mucho menos común sin duda, puesto que la técnica es mínima (compara un curl de bíceps con un triple mortal en gimnasia deportiva) y el gesto es muy limitado y sencillo.

Así que ya sabes, una vez aprendido correctamente y automatizando un gesto técnico déjate llevar por esa técnica ya asimilada y no lo analices. ¡No ganas nada nuevo! No digo que lo ejecutes ”a lo loco”, tendrás que fijarte, pero fijarse es algo muy distinto a analizarlo al detalle. Emplea ese tiempo en aprender otra técnica o mejorando tu condición física.

 

 

 

 

¿Qué opinas sobre este concepto? ¿Te ha ocurrido? ¿Lo conocías?

 

Foto principal: Pedro Martín
Escribe un comentario

*

El e-mail no será publicado

   
Entrenador Personal en Madrid
Planificación de Entrenamientos Online

Sígueme en: