Principios del entrenamiento IV

 

PRINCIPIO DEL ENTRENAMIENTO 8:
PRINCIPIO DE LA VARIEDAD

El atleta llega un momento en que se acomoda al trabajo físico que estamos realizando y se produce una disminución de la entrenabilidad que producen ese tipo de ejercicios.

Mientras que al principio con poco entrenamiento se produce mucha subida, después tiene que transcurrir mucho tiempo para que con mucho entrenamiento se produzca una subida mucho más pequeña, porque al tener el umbral más alto queda menos umbral por subir y también porque el organismo se adapta al tipo de trabajo y al tipo de progresión.
Entonces el principio de variedad nos dice que para retrasar o romper el estancamiento en la capacidad de mejora del deportista debemos sorprender al organismo provocando cambios en el tipo de ejercicio, en los volúmenes e intensidades de esfuerzo o en cualquiera de los factores que afecten al proceso de adaptación.

Hay que variar para no estancarse, más o menos cada 3 semanas el entrenamiento debe cambiar (hablo principalmente de tipos de ejercicios). De esta forma cumpliremos con este principio y además no nos aburriremos, evitando una posible desmotivación que puede disminuir nuestro rendimiento a la hora de entrenar.

Sin embargo debes tener muy presente que para alcanzar tu objetivo posiblemente en algún momento te toque aburrirte. Esto es como lo de aprender inglés (o cualquier otra cosa) de manera divertida y jugando. Pues sí, se puede conseguir, pero también te tendrá que tocar trabajar de verdad de vez en cuando. Tenlo en cuenta!

 

variedad

 

 

PRINCIPIO DEL ENTRENAMIENTO 9:
PRINCIPIO DE RECUPERACIÓN

Los periodos de recuperación son esenciales tanto en el transcurso de una sola sesión de entrenamiento como durante todo el año. El descanso, con la consiguiente relajación física y mental, deberá combinarse esmeradamente con dosis de ejercicio y recuperación.

El descanso entre series y sesiones es fundamental para una correcta progresión. ¡El descanso es parte del entrenamiento!

Ni mucho ni poco, lo justo. Si recuperas poco no podrás cumplir adecuadamente con la planificación porque tu cuerpo no será capaz de estar al nivel que se requiere, además de aumentar la probabilidad de lesión y sobreentrenamiento. Si recuperas mucho pierdes el ritmo y posiblemente no cumplas con el principio de continuidad visto en Principios del entrenamiento (III), pudiendo perder las mejorías obtenidas.
No es fácil establecer el tiempo de descanso exactamente necesario y adecuado, pero ten en cuenta que para la fuerza máxima, potencia y fuerza explosiva los tiempos de recuperación son mayores, y para el entrenamiento aeróbico, resistencia muscular y fuerza-velocidad los tiempos de descanso son menores. Y esto hay que aplicarlo tanto al tiempo entre series, como entre sesiones.

En la recuperación, después de una carga de entrenamiento, la capacidad del organismo evolucionará de una manera sistemática que permite distinguir cuatro etapas: disminución de esta capacidad, restauración, supercompensación y estabilización a un nivel próximo al de partida y aun ligeramente superior. Después de una carga de trabajo viene un periodo durante el cual las posibilidades de adaptación del sistema funcional se refuerzan. El entrenamiento tendrá por objetivo sacar partido de esta elevación de las posibilidades de adaptación para solicitarlas cada vez más.
Para ello es importante que durante la supercompensación se siga entrenando para así dar un ‘’fuerte empujón’’ al organismo en cuanto a rendimiento se refiere y potenciar la progresión.

Me explico:
Entrenas (capacidad = 0 –> disminuye tu capacidad (capacidad = -3) –> supercompensación (capacidad = 5) –> estabilización (capacidad = 1).

Si aprovechas la situación de supercompensación para seguir entrenando entonces es como si en ese momento partes de una capacidad = 5, en vez de capacidad = 0 como en el ejemplo, por lo que irás trazando una progresión con subidas y bajadas ascendente. Si esperas a la estabilización donde tu capacidad = 1 (mayor que al comienzo pero menor que en la supercompensación) para seguir entrenando, partirás con un nivel muy inferior que si hubieras aprovechado la supercompensación.
Aunque hay que tener cuidado con esto por motivos de posibles sobreentrenamientos.

 

recuperación

 

 

PRINCIPIO DEL ENTRENAMIENTO 10:
PRINCIPIO DE LA PARTICIPACIÓN ACTIVA

El hombre es un alma consciente, ser pensante, racional, a diferencia de los animales que actúan por instinto y automatismos inconscientes. Es un error del entrenador enseñar o entrenar por simple repetición, sin saber su cliente por qué hacen tal o cual tarea. Así mismo si eres tú el que planificas tu entrenamiento, no hagas las cosas por lo que te dicen o ves, primero entiéndelo, porque así podrás adecuarlo a tus circunstancias (principio de individualidad).

Yo, personalmente, siempre explico a las personas a las que entreno por qué hacemos una cosa u otra. Me gusta que la gente sepa el por qué de las cosas, y así además aprende algo. Y pienso que así debería ser.

De esta forma, además de una sesión más viable y facilitada, podrás aprender más de tu entrenamiento, entrenarás con más voluntad y harás participar tu sistema nervioso de una manera más completa.

 

Participación activa

 

Suscríbete al blog y no te pierdas nada de nada!

 

Biliografía:
– Álvarez del Villar, C. (1983). La preparación física del fútbol basada en el atletismo. Madrid: CAV.
– García Mansó, J.M., Navarro, M. y Ruiz, J.A. (1996). Bases teóricas del entrenamiento deportivo: principios y aplicaciones. Madrid: Gymnos.
– Gómez, J. (2007). Bases del acondicionamiento físico. Sevilla: Wanceulen.
– Grosser, M., Zimmerman, E. y Starischka, S. (1989). Principios del entrenamiento deportivo. Barcelona: Martínez Roca.
– Harre, D. (1987). Teoría del entrenamiento deportivo. Buenos Aires: Stadium.
– Navarro, F. (1994). Principios del entrenamiento y estructuras de la planificación deportiva. Madrid: C.O.E. /U.A.M.
– Oliver, A. (1985). Los principios metodológicos del acondicionamiento físico. En preparación oposiciones licenciados educación física. Madrid: Pila Teleña.
– Zintl, F. (1991). Entrenamiento de la resistencia. Barcelona: Martínez Roca.
Escribe un comentario

*

El e-mail no será publicado

   
Entrenador Personal en Madrid
Planificación de Entrenamientos Online

Sígueme en: