músculo

El músculo forma parte del aparato locomotor (y otros) y se encarga de mover las articulaciones al desplazar unos huesos respecto a otros.

Los sarcómeros forman los microfilamentos, éstos forman las miofibrillas, éstas foman las células musculares las cuales forman las fibras musculares, éstas los haces musculares y éstos el músculo, el cual está envuelto en una membrana de tejido conectivo, la fascia.
Como ves la composición del músculo es más compleja de lo que pensabas en un principio seguramente.

La unidad motora es la parte principal a la hora de contraer un músculo. Está compuesta por neurona y fibra muscular. La neurona envía impulso eléctrico y estimula la contracción del músculo.

Hay una amplia clasificación de los músculos según su número de cabezas, extremos, acciones, formas, etc… Pero eso no es relevante a la hora de entrenar y esto no es una clase de anatomía, no son conceptos necesarios, así que lo voy a obviar puesto que lo que queremos es aprender para entrenar mejor.

 

Antes de continuar, te aviso que en este link ENTRENAMIENTO Y FUERZA puedes descargar el libro TU FUERZA, para conocer más sobre el entrenamiento y la fuerza y así mejorar tu rendimiento y eficacia para lograr tus objetivos.

 

 

TIPOS

-Músculo estríado: Es el tejido muscular propio de los músculos evidentes a nuestra vista, como el bíceps o trapecio por ejemplo. Forma parte del aparato locomotor. Su contracción es voluntaria.
-Músculo visceral: Es el tejido muscular que forma los órganos y vísceras, y que colabora por ejemplo en el retorno venoso contrayéndose para facilitarlo. Su contracción es involuntaria.
-Músculo cardíaco: Es el tejido muscular propio del corazón. Su contracción es involuntaria.

músculos tipos

Hablaré sobre el músculo estríado, aquello que podemos entrenar de forma directa (el cardíaco también se puede entrenar, pero no lo trataré aquí).

FISIOLOGÍA DE LA CONTRACCIÓN DEL MÚSCULO

Se produce en el sarcómero. El funcionamiento de la contracción se debe a un estímulo de una fibra nerviosa, se libera acetilcolina – Ach – la cual, va a posarse sobre los receptores nicotínicos haciendo que estos se abran para permitir el paso de iones sodio a nivel intracelular, estos viajan por los túbulos T hasta llegar a activar a los DHP – receptores de dihidropiridina – que son sensibles al voltaje, estos van a ser los que se abran, provocando a la vez la apertura de los canales de riaonodina que van a liberar calcio.
El calcio que sale de éste retículo sarcoplasmático va directo al complejo de actina, específicamente a la troponina C.

La troponina cuenta con tres complejos; este calcio unido a la troponina C hace que produzca un cambio conformacional a la troponina T, permitiendo que las cabezas de miosina se puedan pegar y así producir la contracción.
Este paso del acoplamiento de la cabeza de miosina con la actina se debe a un catalizador en la cabeza de miosina, el magnesio, a la vez hay un gasto de energía, donde el ATP pasa a ser dividido en ADP y fósforo inorgánico.

El calcio que se unió a la troponina C, vuelve al retículo por medio de la bomba de calcio, donde gran parte del calcio se une a la calcicuestrina.

actina-miosina

TIPOS DE FIBRAS MUSCULARES

FIBRAS TIPO I, FIBRAS LENTAS O FIBRAS ROJAS

-Mayor resistencia a la fatiga.
-Menor fuerza absoluta.
-Contracción lenta.
-Vía energética aeróbica.
-Menor diámetro.
–Mayor cantidad de mitocondrias.
Oxidación (emplean Oxígeno).

FIBRAS TIPO II, FIBRAS RÁPIDAS O FIBRAS BLANCAS

-Menor resistencia a la fatiga.
-Mayor fuerza absoluta.
-Contracción rápida.
-Vía energética anaeróbica.
-Mayor diámetro.
Glucólisis (emplean glucógeno).

FIBRAS IIa

Tienen gran cantidad de mitocondrias, lo que permite que usar el sistema oxidativo cuando lo necesitan. Se ponen en acción antes que las fibras IIb, en movimientos repetitivos y de baja intensidad.

FIBRAS IIb

Se reclutan cuando el movimiento a realizar es muy rápido e intenso y requiere de fuerza explosiva y potencia, así como fuerza máxima. Es el tipo de fibra muscular que mayor fuerza absoluta desarrolla.

músculo

ENTRENAMIENTO DEL MÚSCULO

Ten en cuenta que cuantas más unidades motoras tengamos, mayor reclutamiento de fibras y de mejor calidad, lo que se traduce en una coordinación intramuscular excelente.

Algo que la gente no sabe es que no se pueden reclutar fibras musculares de un solo tipo y el resto no. Siempre, por muy pequeño que sea el porcentaje de participación, las fibras musculares actúan en conjunto, ya sea interviniendo un 1% de fibras lentas y 99% de fibras rápidas o viceversa. Por ello mismo el suministro energético durante el ejercicio físico tampoco es nunca completo de un tipo o de otro.
Por ejemplo: Si corres suave 5h el 99% de tu energía provendrá del Oxígeno mediante la oxidación y las fibras lentas, pero el otro 1% provendrá del glucógeno mediante la glucólisis (en fibras rápidas). Y viceversa por ejemplo si corres ‘’a tope’’ 100m lisos.

Otra cosa que te interesa saber es que a la hora de entrenar es mejor entrenar las fibras tipo II (rápidas). Esto en el caso de que te dé igual qué entrenar y no entrenes para algo muy específico o prueba en concreto, en cuyo caso tendrás que entrenar de acuerdo a tus objetivos.

¿Por qué?

Porque si entrenas para potenciar y aumentar el número de fibras tipo II, posteriormente con el paso el tiempo si te interesan los deportes de resistencia puedes aplicar el entrenamiento adecuado y que esas fibras de tipo II cambien a tipo I. Es decir, es mejor que entrenes la explosividad, fuerza máxima, potencia y fuerza-velocidad al principio porque en el caso de que más adelante quieras por ejemplo dedicarte a correr maratones o a hacer bici de larga distancia podrás convertir lo ganado en fibras adecuadas para tus nuevos intereses.
Sin embargo al revés no ocurre. Las fibras tipo I no se pueden convertir en tipo II. Así que si entrenas para mejorar las fibras tipo I ahora y en el futuro quieres hacer ejercicio que use fibras tipo II, serán fibras ‘’desaprovechadas’’ porque no podrás ”convertirlas”.

Además, una mejoría en la fuerza máxima conlleva secundariamente una mejora en la resistencia muscular inevitablemente. Entrenar las fibras tipo II conlleva indirectamente una mejora proporcional y paralela de las fibras tipo I. Pero una mejoría en la fuerza-resistencia (resistencia muscular) no influye positivamente respecto a la fuerza máxima, es decir, que si entrenas las fibras tipo I sólo entrenas esto y nada más, las tipo II quedan a parte sin ser trabajadas.

músculo

¡Espero que te haya sido útil!

Suscríbete al blog para saber más! Y a mí canal De Youtube 😉

Bibliografía:
Henri Rouviere. Compendio de Anatomía y Disección. Editorial Elsevier, 2001.
Michel Latarjet, Alfredo Ruiz Liard. Anatomía Humana. 4ª ed. Tomo I. Editorial Médica Panamericana, 2004.
Keith L. Moore, Anne M. R. Agur, Marion E. Moore. Anatomía con orientación clínica. 5ª ed. Editorial Médica Panamericana, 2007.
Escribe un comentario

*

El e-mail no será publicado

   
Entrenador Personal en Madrid
Planificación de Entrenamientos Online

Sígueme en: