Densidad

La densidad es un aspecto de la carga que mucha gente confunde con el volumen. A primera vista puede tener su lógica esa relación, pero no es para nada lo mismo. La densidad consiste en la frecuencia del volumen, es decir, el tiempo de recuperación que hay entre series, superseries, ejercicios y sesiones. A menor tiempo de recuperación mayor es la densidad y viceversa. Una ciudad con alta densidad de población significa que sus habitantes están más juntos entre sí, puesto esto igual, sustituye ”habitantes” por ”repeticiones” o ”series” y tal vez lo entiendas mejor.

Este es su esquema básico:

Densidad = Volumen / Tiempo

MEDIR LA DENSIDAD

La densidad se mide en tiempo claramente, no hay más misterio. Ya sean segundos, minutos, horas o días.

Se puede hablar de densidad de un ejercicio, lo cual hace referencia al tiempo de recuperación entre series y repeticiones de ese ejercicio. Se puede hablar de densidad de la sesión, que sería el tiempo de recuperación entre ejercicios de la sesión y se puede hablar de densidad en la planificación que hace referencia al tiempo transcurrido entre sesiones.

La alta densidad se asocia al entrenamiento enfocado a fuerza-resistencia o resistencia cardiopulmonar generalmente, y la baja densidad a todo aquel entrenamiento que requiera de recuperación más o menos alta como la fuerza máxima, explosiva, potencia, etc…

No confundas densidad con volumen. Es verdad que muchas veces los entrenadores la metemos en el mismo saco para ahorrarnos líos y que la gente lo entienda, pero no es lo mismo. Yo de hecho no suelo juntar conceptos.

 

 

 

 

Este es el 3º artículo de la serie sobre la carga. Cada vez más breves porque cada vez los aspectos de la carga son menos complicados de entender y más sencillos,  a la par que menos importantes. Saludos!

 

Foto principal: Pedro Araujo
Escribe un comentario

*

El e-mail no será publicado

   
Entrenador Personal en Madrid
Planificación de Entrenamientos Online

Sígueme en: